Familia Pozzo Ardizzi

La fabricación del papel: siglo XV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                

Italia

  A Italia el papel llega procedente de Egipto y comienza a usarse en las Cancillerías de los estados italianos. Se considera un material frágil por lo que los documentos importantes se continúan realizando sobre pergamino. El papel se usará para notas. De esta manera podemos apreciar un rechazo inicial al papel.

  Poco a poco irá ganando terreno al pergamino y las primeras industrias se establecerán alrededor de Fabriano, y se extenderán por Génova, Savona y Padova. Los mercaderes italianos se trasladan a otros países europeos para aumentar el comercio como Francia, Alemania y Austria. Una vez abierto este mercado por parte de los comerciales, serán los técnicos los que se desplazarán a estos países para poner en marcha los molinos y la maquinaria necesaria para la realización del papel. Una de las zonas donde se asentarán serán los alrededores de París.

 

   La fabricación del Papel: su técnica

  Las diferentes fases para la elaboración del papel son:
 

  1. Recogida de trapos viejos y selección de los mismos, a través de comerciantes especializados que
    lo llevan al molino.

     

  1. Pudrimiento o fermentación. Se reducen los trapos a pedazos se meten en agua y se concentran
    en bodegas subterráneas donde fermentan y se aísla la celulosa.

    

  1. De las bodegas subterráneas se suben al molino y se introducen en unas tinas donde se va
    deshaciendo el material por la acción de martillos y morteros con clavos y cuchillas impulsados por
    al molino. Se convierte ya en pasta de papel.

    

  1. Se disuelve en una pasta jabonosa lo que da lugar a la pasta de papel propiamente dicha que se
    pone en una cuba.

   

  1. En dicha cuba se sumerge la forma, que es una especie de rejilla o malla metálica sobre la que se
    pone la llamada filigrana que es un distintivo del fabricante.

   

  1. Se levanta la forma y se mueve para que toda la pasta quede igualada, es decir, se reparta de
    forma uniforme, y se retira la hoja de la forma.

   

  1. La hoja se pone sobre un fieltro y se elimina el exceso de agua con la prensa.

   

  1. Se suben las hojas a la parte superior del molino y se cuelgan en hilos para que se sequen en
    contacto con el aire.

  1. Se baja de nuevo y se encolan. El encolado se realiza por dos procedimientos:

          a. A base de almidón de arroz o trigo, es el procedimiento más antiguo.
          b. A partir de cola animal que se obtiene con la cocción de pieles y carnaza.

  1. Se procede al satinado para que esté listo y se desbasta (se recortan los hilos que sobran).

  Este papel ya hecho se reúne en manos de 25 hojas y en resmas de 20 manos (500 hojas). En la mayoría de los casos contiene una filigrana, realizada en hilo de cobre, que permite identificar la procedencia del papel a través de los estudios de filigranas ya realizados. Hay una gran variedad de filigranas, que pueden ayudarnos a localizar la procedencia e incluso la fecha del papel.

         

 

  Así pues, hay dos elementos indispensables para la fabricación del papel: el agua y los trapos.

  El agua:

  􀂃 Debe ser lo más pura posible.
  􀂃 Se necesitan unos 2.000 litros por cada kilo de papel.
  􀂃 Si tiene abundancia de materiales como el hierro o restos orgánicos se oscurece el papel.
  􀂃 Los molinos para la fabricación del papel se instalan en la parte alta de las montañas. De este modo se aprovecha la mayor fuerza del agua y al tiempo se obtiene con menor cantidad de residuos.

  Los trapos:

  􀂃 Su acopio es indispensable. Se buscan en los núcleos urbanos, en los puertos y en las encrucijadas de caminos. Cada vez habrá que buscarlos más lejos. 
  􀂃 Su recogida fue un buen negocio entre los siglos XV y XVIII, cuando se cambiaban por loza, dinero y alfileres.

   Como consecuencia de la mayor demanda de papel se sacrificó la calidad a la cantidad, resultando un papel de peor calidad.

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

Genealogía: vínculos - La restauración